JORDI MARCET Y ROSA VILA-ABADAL o el interés por el relato y el proceso

Dicen Marcet y Vila-Abadal en su página web: “El proceso de creación y de elaboración de nuestra obra es fruto del trabajo en equipo de los dos: nuestra metodología de trabajo es: dos pensamientos + comunicación + debate = materialización a cuatro manos de cada obra”.

Los artistas, invitados por María Bofill a esta exposición, que gira en torno a esta reconocida artista, se preocupan especialmente del proceso artístico, de la influencia del entorno en el que viven habitualmente -el medio rural cerca de Vic-, del concepto, de la idea que, tras un trabajo conjunto, se plasma en obras, en instalaciones, en performances. Cuando surgió y se difundió el conceptualismo en los años 60 y 70 nuestros artistas ya se interesaron por sus postulados. De hecho, el conceptualismo surge como reacción al formalismo que, entre otros, había defendido Greenberg. Desde entonces todo se ha interrelacionado. Así Marcet y Vila-Abadal han considerado que su creatividad artística se basa en la cerámica, pero sus planteamientos acogen también la pintura, la escultura, la música, el diseño y todo cuanto sirva para expresión de una idea, un planteamiento. Partimos también de la preocupación por la técnica, por los materiales, por la fuerza del fuego, por la belleza, por el color que siempre tienen presente los artistas. Pero insisto, la idea es más importante que el objeto o su representación física. La idea de la obra prevalece sobre sus aspectos formales quedando la resolución de la obra como mero soporte.

Marcet y Vila-Abadal consideran que, cuando empezaron a mancharse las manos con la arcilla o la porcelana, concretaban más sus obras y eran más historiadas, pero que, con el tiempo, han pasado a ser más abstractos y más simples en sentido que decía Mies Van der Rohe de que menos es más. Rosa es más escultora y Jordi es más pintor. En sus obras más recientes hay una gran preocupación por la vida, la creatividad, la naturaleza, la evolución de las personas. En “Orígens” recurrieron al Génesis para plasmar en distintas fases, la oscuridad, el surgimiento de la vida vegetal, el esplendor de la naturaleza, el nacimiento del hombre, el surgimiento del grupo y, por último, los sentimiento, las emociones, el amor, la religión, la fe y las creencias, el progreso, las culturas. En resumen, el descubrimiento de nosotros mismos. El desarrollo del concepto se basaba en distintos elementos y en la repetición de dedos, caras, una especie de teselas que se van encajando y en todo cuanto sirve para el desarrollo sorpresivo del mensaje.

Como buenos conceptualistas, y sabiendo que la palabra y el texto forman o pueden formar parte de la creatividad, Marcet y Vila-Abadal explican sus procesos. En “Encaix”, un video de 42 minutos, muestran sus preocupaciones artísticas, sus inquietudes sociales, sus formas de trabajo, su taller y su forma de trabajar. Sabemos que ellos se preparan el dúctil caolín para obtener la porcelana más maleable, se preparan sus propios colores y las gamas de los mismos, cortan las piezas que después se han de incrustar para formar una escultura, una pintura o una pinto-escultura, el proceso de esmaltar, el horno y tras el proyecto, el dibujo y la idea se irán componiendo las pinturas que en aquel video versaban sobre la niebla, el mar, el hielo, la hierba, la tierra, el fuego, la noche, la luz. Fenómenos que configuran un modo de vida en un lugar determinado. El encaje de las piezas, a modo de teselas de un  mosaico o taraceas de un mueble, se acomodaba a la idea de quietud, de ascenso, de fuerza, de calma. El color se adaptaba a lo requerido. Rojo-fuego, hielo-blanco, mar-azul, noche-negro, etc.

Hablaba de la reiteración. La reiteración en poesía puede reforzar a un sujeto, o puede exaltar una idea. Marcet y Vila-Abadal transmiten las ideas y conceptos a través de la reiteración. ¿Qué significado tienen esas piezas que encajan y se disponen para formar una pintura? Son piezas diferentes a las que hay que buscar que se incrusten bien en la disposición rítmica requerida. Es otra forma de pintar. Es otra forma de lograr un volumen.

Las obras que se presentan en esta exposición parten todas de la reiteración. Unos cubos se constituyen en superficie por una serie de pequeños tubos en blanco y azul. Su geometría es intencionadamente imperfecta. Otra escultura está constituyendo un puente o quizás otra forma sugerente de enlace y su epidermis presenta unos cilindros que se agitan  al viento. Otra pieza elíptica de rugosa superficie contiene unos tubitos blancos que parece que tengan vida, se mueven, quieren salir del aprisionamiento. Por último vemos una pintura constituida por infinidad de piezas cilíndricas multicolores. Unas obras extraordinarias, unas obras sugerentes, unas obras que inducen a pensar, unas obras que nos empujan a preguntar muchas cuestiones, unas obras que … Reiteración. También se podría decir que la reiteración, tal como la desarrollan nuestros artistas, es una manera de pasar de la unidad a la multiplicidad; el trigo que se ondea por el viento, las caras repetidas que hablan de la humanidad, las teselas que aluden al viento o a la fuerza ascendente del fuego. En el fondo, el arte es una reflexión sobre la naturaleza y sobre la vida. No vendría mal recordar a los artistas del Land-art, que es otra forma de conceptualismo, para recordar que el arte y la naturaleza van de la mano. Estas obras expuestas en Muel empujan a pensar en la naturaleza, en la corteza de los árboles, en las superficies, en la piel, en la vida, en nosotros. También viene bien recordar a Louise Bourgeois cuando decía que el arte trata de la vida.

 

Catálogo de la exposición:
MAESTROS DE LA CERÁMICA Y SUS ESCUELAS
MARIA BOFILL
SALA DE EXPOSICIONES “ENRIQUE COOK”
14 de noviembre 2014/ 1 de febrero 2015
Taller-Escuela Cerámica de Muel

Ricardo García Prats
2014